fbpx

Alma Conexión Plata

Sobre Alma Conexión Plata y Sandra Ivonne

En Alma Conexión Plata, recorro por mis aprendizajes y experiencias, para transmitirlas a quien me permite entrar en su alma. Aquí soy el medio para que en mi espejo te veas e inicies un proceso de re construcción en esperanza y firmeza.

En estos espacios de acompañamiento, gestionamos el dolor, lo revistemos de nuestro abrazo, de nuestro esfuerzo, de nuestro profundo vacío. Nos reconocemos en el hoy, nos preparamos para ser luz, una luz propia y luz para nuestro ser amado, dejamos en conversaciones y ejercicios lo que nos ahoga, lo que nos nutre, lo que sentimos, creemos.

Nos alejamos para buscar el silencio y allí escuchar…. Dejamos de ver lo oscuro, para ver el trasfondo y comprender desde la conciencia lo que nos habita y lo que habitamos. Aquí derrumbamos certezas y construimos otras, nos unimos, lloramos, reímos, honramos, y creemos.

Este proyecto, nace de la experiencia de mis duelos por la trascendencia de mi hija, mi tío, mis abuelitos y mi mejor amigo; como también de mi experiencia de muerte que me abrió los ojos espirituales que estaban cerrados y me conectó a la verdad y a la esperanza. Por ello, comparto otra visión y otro enfoque en el duelo.

Alma

Es la esencia pura, la que aprende, la que nos conecta en un círculo sanador, la que evoluciona y trasciende…. La que desconocemos y a la que regresamos, cuando el dolor es nuestro punto de quiebre, incluso de resurrección personal. Es la libertad plena, que nos convoca a compartir, a restaurarnos y conquistarnos.

Conexión

Somos UNO y estamos conectados por completo al Creador, a la Fuente Vital, al Padre, o como quieres tu desde tu corazón llamarle. Somos la conexión de millones de experiencias, momentos, instantes, somos nuestra propia conexión

Plata

El elemento sagrado que nos mantiene en unidad se el cordón de plata, que desde nuestro origen nos sostiene a todos los seres creados por el Padre, unidos, somos esa línea infinita, yo estoy en ti como tu en mi y nosotros en nuestro Señor.

Mi historia

Soy muy familiar, considerando a la familia el núcleo del amor y de los mayores aprendizajes. Amo a la familia materna que Dios me permitió y la que elegí, porque allí me enseñaron la unidad, la lealtad y la alegría, a levantarme cuando me caigo una y mil veces, a celebrar, a acompañarnos.

Administradora de empresas, Externadista, hoy administrando mi corazón, mi vida, apoyando a otros a que administren la suya, sus momentos, su vacío. Especialista en Pensamiento Estratégico y Prospectiva, considerando el poder establecer diferentes escenarios, para decidir, hoy con el paso de los años, de ésta me queda el visualizarme libre, activa y movilizada en lo espiritual como mi único escenario de acción.

Alegre, disciplinada, me encanta preparar sorpresas, fiestas, me encanta reírme y disfrutar de los instantes. Amo el compartir con mis amigas del colegio, con mis amigos de la universidad y de la labor.

Hoy lo que me tiene aquí en este momento, en este lugar y en mi presente, surge de una gótica de amor que hace 17 años me permitió dejar el ruido de mi vida y concentrarme en lo más importante; luchar desde una UCI por un pedazo de mí que quería vivir y que me había elegido para acompañarla, hoy desde su esencia….

El 7 de diciembre de 2003, nace mi hija Sofia, y el 10 de diciembre de ese mismo año, regresa con sus alas angelicales al reino de donde bajó, vino a salvar mi vida y a permitirme renacer, a perfilar mis sentidos, a sanar mi cuerpo y sobre todo a adentrarme en mi amor, en mi luz. 

Ese mismo día, tuve la experiencia de “casi muerte”, por lo cual vivencié la libertad de mi alma y la plenitud y el gozo del desprendimiento, de la transición.

Se perfectamente lo que es un duelo, he vivido muchos, no solo por el fallecimiento de mis seres amados, sino los que la misma vida nos pone en frente para fortalecernos.

Desde hace años, supe que era importante y valioso contar todo esto que hoy estoy plasmando, y me fortalecí en lo espiritual, “educándome” con los maestros de la plenitud y del plano celestial. Son ellos los que me guían, orientan, y conectan con quienes acompañamos en su proceso para integrar en su ser, información restauradora, llena de verdad.

Somos un tesoro, valemos tanto, nuestra historia y nuestro aprendizaje es tan inmenso que con ella, permitiremos la evolución propia, de nuestro ser amado y de millones, millones de almas….